- Sobre Tokio – hoteles, vuelos y viajes - https://tokio.sobre-japon.com -

El Santuario Toshogu, dentro del Parque Ueno

Cerca de la estación Ueno de trenes, en Tokio, hay un enorme y bonito parque: el Parque Ueno. Originalmente estas tierras formaban el jardín del Templo Kaneji, uno de los mas importantes, grandes y ricos de la ciudad en tiempos feudales, pero las batallas entre los seguidores del emperador y los seguidores del feudalismo hizo estragos por aquí.

Con el tiempo la zona renació de sus cenizas y hoy en día es uno de los parques mas populares de la ciudad, en especial cuando de la fiesta del hanami o florecimiento del cerezo se trata. Dentro hay además muchos santuarios y museos.

Está, por ejemplo, el Museo Metropolitano de Arte, el Museo Nacional y el de ciencias, pero también está el Zoo de Ueno, el Templo Kaneji, el Kiyomizu Kannon o el Santuario Toshogu, entre otros.

Este último está sometido a trabajos de restauración y se calcula que las obras recién terminarán en 2013. El santuario se construyó originalmente en el siglo XVII y está dedicado no a un dios sino a un hombre: Tokugawa Ieyasu, el fundador del shogunato de Edo y uno de los grandes políticos japoneses. Hay muchos santuarios en su honor distribuidos por todo el país.

Este en particular es famoso por las tallas en madera al estilo chino que contiene y también por las pinturas de la escuela de Kano, de finales del siglo XVI. Estas pinturas adornan la sala de oración y enriquecen el edificio al punto tal de convertirlo en un bien cultural nacional. Y es que además el santuario tiene la característica de conservarse tal y cómo se construyó en 1651.

Al sur de uno de sus accesos el camino te lleva a su famoso jardín de peonías donde hay cerca de 200 especies distintas y cuyo mejor momento dura un mes, entre mediados de abril y mediados de mayo.