Nakamise, la calle de Asakusa

Nakamise calle

Uno de los principales destinos turísticos dentro de la ciudad de Tokio es Asakusa, uno de los distritos de la ciudad donde se puede sentir el Tokio del pasado. Es el lugar donde está el Templo Sensoji, templo budista del siglo VII, el lugar de la calle de numerosos puestos comerciales, el sitio que los turistas visitan buscando algo pintoresco, algo para comprar o un buen compendio de colores para fotografiar.

La calle Nakamise, así se llama, es la que tienes que transitar para visitar el Templo Sensoji a través de la Puerta del trueno, llamada Kaminarimon, la puerta externa del templo y la clásica postal del distrito, todo al mismo tiempo.

Esta calle tiene unos 200 metros de largo y une la primera con la segunda puerta del templo llamada ésta Hozomon. En los laterales vas a ver decenas de puestos que venden una oferta variopinta de objetos: comidas tradicionales que te tentaran por los aromas, abanicos llamativos, yukatas y mucho más. Es un muy buen sitio para salir de compras de souvenires y lleva ya varios siglos cumpliendo esa función de centro comercial.

Puedes ir también cuando va cayendo el sol y los puestos encienden las luces, lo que es todavía mas bonito. Por supuesto, el templo y toda la zona sufrieron los embates del tiempo, las guerras y los conflictos internos pero todo ha sido reconstruido. Hoy el lugar ha vuelto a ser centro de paseos, religión, compras y eventos culturales.

Hay distintos festivales que lo toman como sede, el carnaval en agosto, el mercado Hagoita que gira en torno del popular juego hanetsuki, con raquetas de madera, y claro, el Sanja Matsuri que tiene lugar todos los años en mayo en el santuario mismo. Fuera de las compras el templo y el santuario son construcciones muy hermosas y en verdad no cuesta nada llegar pues está a pocos pasos de la Estación Asakusa del metro Ginza.

El templo no cierra ningún día de la semana y la entrada es gratuita.

Foto: vía Japan Two

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Visitas en Tokyo


Deja tu comentario