Una roca en memoria del alma de los insectos

Roca en memoria del alma de los insectos

Muy cerca del Parque Ueno de Tokio encontramos un lugar muy singular. Se trata del templo Kan`ei-ji, una sencilla pagoda alejada del ajetreo de la ciudad. No obstante, lo que vemos ahora no es más una pieza más de los restos de un templo construido en 1625, un templo que ocupaba casi todo el espacio del Parque Ueno.

Este templo fue incendiado en la guerra civil. Es más, la importancia histórica del lugar reside en que aquí fue donde los seguidores del Emperador atacaron en 1869 a las últimas fuerzas del Shogun Tokugawa. Muchos aseguran haber visto los distintos agujeros de balas repartidos por la pagoda.

Los turistas que llegan hasta aquí lo hacen principalmente por esta historia o por casualidad, pues existen otros atractivos en la zona que restan importancia al lugar, como el Zoo o los museos.

Aun así, este pequeño templo cuenta con otra historia que es realmente curiosa y que no muchos saben hasta poner sus pies en el lugar. En 1821 el aristócrata Sessai Matsuyama ordenaría el levantamiento de una pequeña piedra dentro del templo. Una simple piedra con unas letras grabadas en las que se puede leer algo así como “en memoria de las almas de los insectos muertos por la ciencia”.

Este altar era levantado por el propio Matsuyama para consolar el espíritu de las moscas, grillos y saltamontes que habían sido matados en un proyecto científico que él mismo había financiado. Al parecer, el estudio se materializó en un libro (Chuchi-jo) que sería todo un éxito por su representación realista de los insectos, pero ello provocó un gran sentimiento de culpa en Matsuyama que no dudo en crear este extraño lugar para enmendar su error.

Cabe destacar que a día de hoy este monumento al alma de los insectos está catalogado como monumento histórico por el gobierno de la ciudad de Tokio. Un lugar cuanto menos extraño para visitar en esta desconcertante ciudad.

Foto vía: Kenpei

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Historia de Tokio, Visitas en Tokyo


Deja tu comentario