Koenji, Tokio bohemio

Koenji

Al oeste de Shinjuku, en el barrio de Suginami, hay una zona que se llama Koenji. Es una típica “zona dormitorio” de fácil acceso a la Estación de Tokio y a la Estación Shinjuku que no se vio envuelta en el boom de la construcción que transformó a la capital japonesa en los años ’80. Por eso conserva muchas casas y tiendas pequeñas y simples.

Muchos de estos sitios se han convertido en restaurantes y salas de concierto así que Koenji es un reducto de la cultura suburbana y juvenil. Hay muchas tiendas de ropa, restaurantes de comida étnica, estudios de grabación y tiendas de venta de instrumentos musicales y equipos electrónicos. Un barrio bohemio, porqué no.

Se lo considera además la cuna del movimiento punk japonés así que si quieres darte una vuelta por tiendas de ropa, originales, de vanguardia y de segunda mano, cafeterías y bares “con onda” este es el sitio. Cerca de la estación incluso hay una “zona roja”. Piensa que en este barrio pequeño hay 18 paseos de compras, en apenas 2km2 de área.

La zona creció después del terremoto de Kanto, en 1923, ya que hasta entonces era un simple asentamiento agricultor. Pero después del terremoto se instalaron comerciantes y trabajadores que se habían quedado sin casa así que con la apertura de la estación en los años ’20 el barrio empezó a tomar su forma. En los años ’50 sus casas de té se volvieron famosas y en los ’70 y ’80 aparecieron los punks.

En Koenji entonces encuentras tiendas de ropa de segunda mano, todas en la calle Look, una calle de aires retro pues escapó de las bombas de la Segunda Guerra Mundial. Koenji es también el destino para comprar libros, CD’s y viejos juguetes. ¿Hay vida nocturna? Claro, es uno de los sitios mas baratos para salir de noche. Hay de todo, desde puestos de yakitoris, pasando por izakayas, clubes de strip-tease, bares temáticos, música en vivo, bares karaoke y mucho más.

Llegas utilizando las líneas JR Chuo y Sobu.

Foto vía: Tokyo Telephone

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Visitas en Tokyo


Deja tu comentario